Cascada de la senda de los monjes

Cascada de la senda de los monjes

miércoles, 19 de junio de 2013

FIESTAS DE CEREZAL DE SANABRIA - 2 DE JUNIO DE 2013


Esta entrada está dedicada a todos los que están unidos a Cerezal de Sanabria de una u otra manera. Cerezal es el pueblo de mi mujer y este año me ha propuesto que haga de escribidor y cuente cómo fue la fiesta.


Como todos los años aprovechando la fiesta de Cerezal, el 2 de junio, nos reunimos casi toda la familia en casa de mis padres. 

Es una tradición adornar el suelo de las calles con escobas amarillas para que se convierta en una alfombra floral.


El  día se inicia con la misa; este año fue a las once, normalmente es más tarde, pero como nuestro cura atiende a tantos pueblos tiene que ir compaginando unos con otros, así que para el próximo año será más tarde.


Se ha reformado la iglesia, el tejado es nuevo, han arreglado el suelo, así que se encuentra muy bien conservada.


Antes de terminar la misa, hicimos una procesión por los alrededores, precedidos por el pendón.


Después de la misa se subastaban dos bollos y ese dinero quedaba para la parroquia y solía haber gaiteros, pero desde hace unos años, estas tradiciones se han perdido. Por ello, añado aquí una canción sanabresa muy popular:
"El mandil de Carolina".



Ya no hay habitantes, los gaiteros ya son mayores... Aunque para mayores, esta pareja de la foto, que son los padres de mi cuñada, viven en Lagarejos de la Carballeda, él va a cumplir noventa años en breve y ambos tan campantes.


Como todavía quedaba tiempo para la comida nos dimos un paseo por los alrededores, la Veiga y el molino de Cerezal de Sanabria, a orillas del río Negro; que debe su nombre a la oscuridad del fondo del cauce y a la abundancia de árboles en sus orillas que hace que predominen las sombras siendo sus aguas especialmente frías.

Casa de la plaza


Hay problemas de cobertura en los teléfonos móviles con alguna compañía salvo en la torre del campanario.


Este árbol es un nogal, ofrece este aspecto sin hojas porque, según me han contado, les ha entrado una enfermedad que los seca, parecida a la que sufren los negrillos. Espero que se encuentre algún tipo de solución, sino nos quedaremos sin nogales.


Bajamos hacia el río y cruzamos el puente reparado ya que las lluvias de este año se lo han llevado por delante.
Río Negro en el puente.

Bañadero

Río Negro


Este caño solía regar los Nabales o Navales, no sé bien cuál es la palabras correcta, si es porque se sembraban nabos o porque forman navas; el caso es que ahora no llega porque no hay nada cultivado y el agua se vuelve a desviar al río. Desde aquí se ve ya el molino de Cerezal.


En este trozo nos encontramos con estas florecillas, pequeñas de tamaño pero bellas.







Así se encontraba la Veiga, plagada de flores como casi todo el campo.


La primavera viene tardía este año, los árboles aún no han echado las hojas en todo su esplendor.



Llegó la hora de la comida y éste es el aspecto de la mesa antes de comenzar.


En nuestra familia si algo no puede faltar es el postre casero y de eso tenemos dos ejemplos:

Una tarta de tiramisú y un bizcocho casero.


Regado por licores elaborados por mi madre: licor café, de hierbas, de mora...



Después de comer hay que fregar y para eso nada mejor que tener a mi hermano que se encarga de hacer la labor.



Pero no dejamos el trabajo a uno solo, sino que acostumbramos a compartirlo.


Terminada la tarea salimos a dar un paseo por la Chana; que estaba espléndida de colorido, con el brezo haciendo contraste con el verde de los pinos.






Este año pudimos ver la nieve en Peña Negra, al igual que decían nuestros mayores, que recordaban que en junio aún había nieve en la sierra.



De regreso a Cerezal pasamos al lado de un colmenar, las abejas zumbaban con fuerza, atareadas en acarrear el néctar obtenido en el brezo circundante.


Finalmente, regresamos a casa después de disfrutar de un día en familia y en contacto con la naturaleza.




Para terminar una jota sanabresa con el sonido tan peculiar de la gaita, tocada por un maestro como Julio Prada de Ungilde.



38 comentarios:

  1. Encantador, Valverde!
    Depois que estive no seu país, tudo ficou ainda mais querido e aconchegante. Deu vontade de estar aí nesse lugar da reportagem, tão acolhedor (que flores tão preciosas... rio, caminhos, céu azul, aroma de natureza... comida gostosa na mesa, gente simples e unida).

    Beijos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que seas capaz de comprender lo que sentimos en nuestro país, que admires nuestros paisajes y nuestras costumbres.
      Un beso.

      Eliminar
    2. São esses momentos vividos de forma simples e verdadeira que fazem a nossa vida especial onde quer que estejamos!
      Beijos.

      Eliminar
  2. Bonito lugar. Eso sí, con poquita gente. Aunque es preferible pocos y bien acompañados. Me imagino que en la comida con ese pedazo de entrante y esos postres habría poco hueco para más.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, no había sitio para nada más, por eso después de comer hay que salir a quemar las calorías sobrantes.
      Es cierto, poca gente, demasiada poca, se echó de menos a algunos que estaban otros años.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Enhorabuena a tu esposa por este reportaje y a ti por estas fotografías. Las fiestas de estos pueblos sanabreses tan pequeños tienen un encanto especial.
    Me ha gustado mucho la fotografía del Río Negro o la de esos colmenares que darán esa espléndida miel que siempre compro en Sanabria para el resto del año. En cuanto a los aguardientes caseros sanabreses... una delicia para el paladar.

    Me ha hecho mucha gracia (seguro que a los vecinos no le hará ninguna) que para poder hablar con el teléfono móvil tengan que subirse al campanario de la Iglesia a causa de la cobertura. El señor cura no se podrá quejar de que haya vecinos que no pisen la iglesia...jejje.

    Lo dicho, felicidades a los dos por tan entrañable y bello reportaje de Cerezal.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marisa, por tus comentarios.
      Así es, la cobertura móvil no es muy buena y de esa manera se puede hablar con mejor calidad.
      La miel de brezo es muy oscura y menos dulce que el resto, pero a mí también es la que me gusta y la que compramos para todo el año.
      Los aguardientes caseros no se parecen en nada a los comprados, aunque lo mismo se puede decir de los postres.
      Mi mujer agradece tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Me encanta lo del campanario como punto de cobertura :D Y lo de ese pedazo de hermano que friega los cacharros, en mi casa, oye, no sé como siempre, pero siempre, siempre, siempre, me tocan a mí, grrrr, que también he hecho la comida.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué remedio! De todas las maneras sabrás que los campanarios en los pueblos eran antes un medio de convocar a los vecinos, de hecho en Sanabria tienen las escaleras por fuera, algo que no sucede en otros lugares, así que no han perdido su función: la comunicación.
      Lo del hermano es una excepción, pero hay hombres así, aunque parezca mentira. Dice mi mujer que si quieres te lo envía en alguna fiesta familiar, garantiza que friega a conciencia. Je, je, je...
      Un abrazo, Alma.

      Eliminar
  5. Esplendoroso y además suculento. Lástima que se estén extinguiendo los gaiteros, aunque no así en mi familia, que cuenta con un tal Hevia entre sus miembros.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vaya sorpresa! Pues habrá que llamarlo para la próxima vez. Da pena que haya traiciones y costumbres que poco a poco se van perdiendo, especialmente la música tradicional.
      Besos, madame.

      Eliminar
  6. Si no te ha felicitado tu mujer,(que creo que si) te felicito yo por el reportaje. Vaya un día más completo y que ganas me han dado de echarle el diente al bizcocho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá que guardar untrozo para ti, pero el bizcocho lo hizo mi cuñado, no el que friega, mi mujer hizo el tiramisú. Te aseguro que estaban ricos los dos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Buena idea la de tu mujer para que compartieras este reportaje!!
    Que día más bueno pasásteis. Como me gusta ese hombre "arremangao" fregando:))
    Larga vida para esa "joven" pareja, que envidia dan.
    Buen fin de semana Valverde, nos vamos a ver las cerezas del Jerte:))
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La "joven pareja" se conserva muy bien y cuando me dijo él que iba a cumplir noventa años no me lo creía porque tiene una agilidad asombrosa para su edad.
      La idea partió porque había menos gente que en otras ocasiones y pensó mi mujer que esta era una buena manera de compartir con los demás esta fiesta y así animar a la gente a participar en las próximas ocasiones.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Un reportaje de lujo y con todo tipo de detalles para un grandioso día de celebración. Me imagino que, una vez terminado el trabajo, sin titubear te lanzaste a por tu correspondiente silla por que por lo que veo, las viandas invitaban a ello con toda garantía de una tarde inolvidable con excelente compañía.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues de comer tenemos la costumbre de salir a dar un paseo, de esa manera disfrutamos de los alrededores y bajamos la comida.
      Un abrazo, Javier.

      Eliminar
  9. Que bonitas fotos y el relato a través de ellas de una herencia y tradiciones culturales. Me ha encantado. Y la mesa con esas rajas de melón hmmm y la tarta. Seguro que habéis disfrutado del día como se merece.
    Bss y buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Katy, hemos disfrutado de un día maravilloso y recordando costumbres que puede que se lleguen a perder.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Pues ayer creí haber subido un comentario, que parece no ha salido. Decía que da gusto ver esos pueblos sobrios pero limpios. Y tanto o más tomarse un buen un plato de melón con jamón, ahora que empieza a hacer calor y rematarlo con un buen trozo de tiramisú. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento, pero has pasado a la entrada siguiente, si se puede llamar así. No importa, Son pueblos tranquilos y donde la vida discurre lentamente. Lo pasamos bien, porque pasamos el día juntos y en torno a una mesa y más si hay alimentos apetecibles.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Las tradiciones, como tales, estàn bien viviirlas para que no se olviden.

    un saludo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso intentamos, pero no resulta nada fácil.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Bellas tradiciones esas que perduran en las zonas rurales, mantenidas gracias a unos vecinos que no quieren perder su propia idiosincrasia ante el embate de la globalización. La comilona fue de aúpa; menos mal que la caminata haría después digerir la buena comida ingerida en buena compañía.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Ooh que me gusta ese pueblo, suelo ir todos los años, creo que ya te lo he dicho pero no conocía esta fiesta así que me la apunto.

    Un beso

    ResponderEliminar
  14. ¡Qué bien lo he pasado en este delicioso paseo por Cerezal!
    Sin conocerlo en la realidad, ha bastado la virtualidad, aparte de que el reportaje está de diez.
    Y si 'el zapato pide media, la media pide zapato', "la tarta ya está pedida./ La Iglesia y el campanario./El río Negro y el puente./Las abejas, rezumbando"

    Felicidades por tantas bellezas que nos das a compartir.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Bellas fotografias. Que lindo pueblo!

    ;o)

    ResponderEliminar
  16. Son preciosas las fotografías, me han encantado, todas, pero qué pueblos más lindos hay, aunque ya va quedando menos gente en ellos.

    Te felicito por este preciosísimo reportaje que has hecho.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Muy buen reportaje.me alegro que lo pasarais tambien. Un saludo

    ResponderEliminar
  18. Porque el mundo bloguero es como una familia unida en la que estamos enlazados entre letras y amistad, por eso mismo, no puedo dejar de desearte unas felices navidades llenas de amor, paz y felicidad y que el nuevo año venga lleno de nuevos proyectos y deseos cumplidos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. No has vuelto a publicar.

    Muy feliz fin de semana.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, María, pero ha publico en wordpress:
      https://valverdedelucerna.wordpress.com.
      Te espero.
      Un beso.

      Eliminar
  20. Que Lugares tan preciosos,
    Que bellos paisajes, donde se puede disfrutar de la Naturaleza en todo su esplendor .
    Gracias por mostrarnos este Reportaje Fotográfico tan conseguido.

    Gracias, he disfrutado mucho viéndolo.

    manolo

    ResponderEliminar
  21. Te felicito...me encantan estos reportajes...un abrazo desde Murcia....

    ResponderEliminar
  22. Hola Valverde, a través del blog de Cayetano Gea he llegado al tuyo y me ha gustado mucho, gracias a tu esposa y de tu mano, hemos conocido las costumbres del pueblo y sus hermosos paisajes, por cierto (El mandil de la Carolina) me he quedado con las ganas de escucharlo, no se puede. Si no te importa me quedo por aquí y te invito a que pases por el mío cuando te apetezca.

    Un abrazo desde Barcelona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Conchi, por tu visita y encantado de conocerte, visitaré tu blog sin falta. Gracias por avisarme, no se oía por el dichoso Adobe Flash Player que había que activarlo. Ya se puede escuchar el mandil de Carolina.
      Ahora publico en otro lugar por si acaso quieres visitarme con entradas más actualizadas: Se llama valverdedelucerna.wordpress.com.
      Un abrazo.

      Eliminar
  23. Me gusta mucho tu blog.
    Te paso el mio
    ‌http://anna-historias.blogspot.com.es/2016/09/muerte.html?m=1.
    por que el blog tuve un error y se me borraron todos los comentarios que habia en algunas entradas que mal verdad.
    ‌Si sento si en alguna no te respondo por lo que ya te comentado

    ResponderEliminar
  24. “La Navidad es la temporada para encender el fuego de la hospitalidad en el salón, y la genial llama de la caridad en el corazón“ Washington Irving
    Feliz Navidad y mi cariño. Volveré en el 2017 superando este parón. Gracias por estar siempre.
    Un abrazo

    ResponderEliminar