Cascada de la senda de los monjes

Cascada de la senda de los monjes

martes, 19 de junio de 2012

EL REGRESO

Hay un pueblo en la sierra de la Cabrera, escondido entre las montañas  que salió en los medios de comunicación porque pasó a pertenecer al grupo de los pueblos deshabitados, su nombre es Escuredo.

ESCUREDO DESHABITADO.

No es fácil llegar hasta allí. Una vez pasado el pueblo anterior, Doney de la Requejada, la carretera está bacheada y en algún caso faltan trozos enteros de asfalto.


Ver mapa más grande

Pensábamos encontrar un pueblo vacío, sin gente, pero nuestra sorpresa fue grande al comprobar que sí estaba habitado. Nos contaron que al llegar la primavera regresan a Escuredo a labrar los huertos y disfrutar de la paz y soledad de este lugar, durante el resto del año viven en las ciudades, pero en cuanto pueden, escapan, y en el verano se llena de niños que vienen a pasar sus vacaciones.
Salvo alguna casa aislada el resto son nuevas construcciones, apenas hay viviendas en ruinas y continúan haciendo más.

 Escuredo está rodeado de vegetación y dos arroyos lo rodean; sus aguas sirven para regar los huertos preparados con dedicación y mimo por estos habitantes temporales pero orgullosos de la belleza de su pueblo.

 A pesar de estar alejado los vendedores ambulantes aparecen para traer alimentos, además los lunes pueden acercarse al mercado del Puente de Sanabria que está a unos 18 kilómetros.
En lo más alto del pueblo, como si lo vigilara, se encuentra el santuario de la Virgen de la Aparecida. 
Según me contó un lugareño pretendieron edificar la iglesia en la parte baja del pueblo, pero lo que construían de día se caía de noche, hasta que la virgen se les apareció en el lugar más elevado y allí la edificaron finalmente.
Después de un tranquilo paseo por este bello lugar, pensábamos si éste es el destino de los pueblos, abandonados y solitarios en invierno para luego renacer en primavera y verano con el regreso de sus hijos, lugares de ocio que guardan los recuerdos y las vivencias de los mayores y que los aman con devoción, a pesar de la dureza del  invierno, con nieve y frío, malas comunicaciones y un terreno pobre que expulsó a sus habitantes, pero ellos vuelven y levantan casas nuevas para reunirse en su pueblo, el más bonito de Sanabria.



32 comentarios:

  1. Produce alegría ver resurgir estos pueblos, no todo está perdido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ojala! Pero el problema es que no hay parejas jóvenes ni niños y que en invierno se queda el pueblo solo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Qué reportaje más bonito, Valverde, por muchas razones y no solo fotográficas sino por esa recuperación "natural" de pueblos abandonados. La JCCM hace años tiene un Programa para la Recuperación de pueblos abandonados mediante la reconstrucción de los mismos a través de una escuela taller, y mediante actividades y vacaciones veraniegas para escolares que los disfrutan y comienzan a apreciar la verdadera calidad de vida en muchos aspectos que un pueblo puede ofrecer.

    Con los tiempos que corren, los sociólogos últimamente están comprobando que hay un "retorno" al ambiente rural, a los pueblos, donde el coste de vida es más bajo y algunas familias es el único que pueden mantener. Entiendo que Escuredo vuelve a estar habitado por ese cordón umbilical que nos une a nuestros orígenes o a los de nuestros padres, y que también supone un tranquilo y bello destino vacacional.
    No conozco este pueblo, pero sin duda lo conoceré. Gracias por presentarlo ¡y ubicarlo!

    Un fuerte abrazo, Valverde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, este como tantos pueblos sufren un despoblamiento brutal, solo queda la gente mayor, no hay jóvenes porque no hay futuro, aunque en verano regresan a pasar las vacaciones y vuelve la vida aunque solo sea por unos meses.
      Este pueblo, como tantos en Sanabria, está en un lugar precioso, pero así lo vemos los que llegamos de visita, pero vivir día a día sin servicios de ningún tipo, olvidados de todas las administraciones y con un clima duro no es fácil sobrevivir, por eso se convierten sus casas en segundas residencias. No me extrañaría que con la crisis haya gente que decida volver, porque en los pueblos se gasta menos y se puede cultivar el huerto y por lo menos se tienen cubiertas las necesidades básicas.
      Me llamó la atención la cantidad de viviendas nuevas que había, aunque solo sea para pasar unos meses al año, eso demuestra el amor a las raíces, sentirse de un lugar y conocer a este y al otro porque es de mi pueblo.

      Un abrazo muy fuerte y, como siempre, gracias por tu aportación.

      Eliminar
  3. Hola Valverde.
    Bonito sitio nos enseñas que algún día habrá que ir a conocer mejor,el entorno es una maravilla y al pueblo se le ve muy bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fosi, parece que se ha detenido el tiempo. Eso sucede en pueblos, como Escuredo, que allí termina la carretera y se vive a otro ritmo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. El regreso no puede ser más espectacular, con esas bellas imágenes de ese pequeño pueblo escondido. Aprovecho para despedirme hasta después del verano, donde esperemos coger fuerzas para el próximo curso. Que tengas un plácido verano. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Paco, tómate un descanso merecido, veremos que nos depara el próximo curso.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Un lugar precioso y muy escondido. Difícil encontrarse con él si no lo buscas expresamente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Cayetano, es fácil pasar de largo e irse para León. Un lugar muy bonito y tranquilo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Me imaginaba el pueblo deshabitado y abandonado; es decir, con las casas medio derruidas y con ese aire triste que invade las zonas rurales faltas de gente y de voces de chiquillos. Y me ha sorprendido: casas bien construidas y conservadas, como si el pueblo rezumase vida. Debe ser un lugar ideal para escapar del mundanal ruido.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa fue la misma sensación que tuvimos nosotros, esperábamos encontrar casas abandonadas, en ruinas, pero nos sorprendió ver casas nuevas,un centro cultural con aspecto de nuevo y una iglesia en muy buen estado.
      Gracias, carmen por tu comentario.
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Me ha pasado como a Carmen, esperaba un montón de ruinas y he visto un pequeño paraíso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego un paraíso de paz y tranquilidad, el tiempo discurre despacio y con un entorno lleno de naturaleza que parece que abraza al pueblo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Parece un pueblecito sacado de un cuento. No me extraña que sus habitantes vuelvan una y otra vez. Menuda paz. Así están las casas y los huertos cuidados
    Hace poco que he vuelto también de mi periplo del que daré cuenta en unos días.
    Bienvenido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que nos contaron estaban orgullosos de su pueblo, de que había casas nuevas y estaban haciendo y reconstruyendo más. Me decían que sacara fotos de aquí y de allá, y que contara lo bien que se vivía allí. Fue agradable redescubrir Escudero.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Hay maravillosos pueblos a lo largo y ancho de nuestra geografía, deshabitados, con presencia de personas sólo en algunas épocas del año. Me producen mucha nostalgia. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, pero oyendo hablar a sus habitantes con tanto entusiasmo de su pueblo aún quedan esperanzas para que permanezca con vida.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Son tantos ya, verdadero drama, los pueblos deshabitados, que el único consuelo es no darlos aún como abandonados.
    Por aquí, Aragón, sigue inexorable la 'llave maestra' que un día cerraba el candado quién sabe si para que un milagro administrativo lo reabra.
    Las fotografías, como que invitan a darse una vueltecita por Escuredo y perderse al abrigo de tanta belleza natural.
    Hermosura.
    Un abrazo, Valverde

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Pili, por tu visita.
    Es un drama comprobar como día tras día van desapareciendo pueblos y los que quedan están habitados por gentes mayores, pasas por ellos y parecen pueblos fantasmas; esto solo se solucionaría si hubiera una vuelta al campo, a la tranquilidad y a otra forma de vivir, pero el mayor problema es la ausencia de servicios básicos. Es una situación difícil, aunque aún quedan aquellos, como Escuredo, que vuelven a abrir sus puertas aunque sea temporalmente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Qué reconfortante entrada Valverde! Cómo me alegra ver que cobran vida estos lugares y se salvan del abandono total...
    Yo, si pudiera haría lo mismo, cada vez más a nuestro coco le hace falta retornar a la paz de estos entornos...
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. nos sorprendió a nosotros comprobar que no había un pueblo vacío y sin vida, sino un pueblo recuperado, aunque solo sean unos meses al año, además de la paz que se respiraba en un lugar rodeado de la belleza de la naturaleza. Justo para perderse una temporada.
      Un abrazo y disfruta de las vacaciones.

      Eliminar
  13. Pero qué bonito lugar, es un placer disfrutar de estas bellísimas imágenes.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María, un lugar escondido, poco conocido, pero bello.
      Un saludo.

      Eliminar
  14. Que bello lugar, parece sacado de un cuento. Que vegetacion tan fabulosa!!
    Por cierto, me encantó tu comentario en mi blog, sobre la aparición de una de las tortugas ninjas. Eso pensé cuando termine el cuento. jiiji


    un abraXo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y pensar que en el invierno se queda solo, da tristeza pensar que lugares así queden deshabitados.
      Gracias por tu visita. Me alegro que te gustara mi comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Da mucha nostalgia pensar en estos lugares sin presencia humana, salvo en algunos períodos del año, hay muchos pueblos como estos a lo largo y ancho de nuestra geografía. Por mi tierra Norte de Palencia y Burgos, cercano a Aguilar de Campoo, existen muchos. Unos con más encanto y misterio que otros, pero desde luego siempre se encoge algo el corazón al ver el deterioro que no hace pausa. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Da un poco de pena pensar que se van quedando solos los pueblos, y además parece un proceso irreversible.
      Gracias por tu comentario, Marce.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Precioso pueblo, realmente es un paisaje hermoso el que lo rodea con agua y vegetación. Un signo mas de los tiempos que vivimos en que la vida cada día es mas complicada o la complicamos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy difícil vivir en los pueblos, con falta de medios de vida y con la población envejecida.
      Quizás es el sistema el que complica esta situación.
      Un saludo.

      Eliminar
  17. Maravilloso pueblo conocido a través de ojos ajenos, amado, deseado y esperado, cuando la vida lo permita. Gracias, un regalo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es necesario dar las gracias, porque el primero en disfrutar de este lugar he sido yo y que menos que difundirlo.
      Un saludo.

      Eliminar