Cascada de la senda de los monjes

Cascada de la senda de los monjes

lunes, 31 de octubre de 2011

GANAR Y PERDONAR


Agradezco la visita del peregrino de la blogosfera por su intromisión, espero que se repita ya que es un honor recibirlo en este blog, sobre todo por la calidad de su entrada y por las reflexiones que plantea.

Bienvenido siempre.

El Peregrino de la Blogosfera llega a este impresionante rincón en su viaje peregrino y hace una pausa histórica en tierras Valverde de Lucerna dónde es acogido.
Alfonso VIII de Castilla sabía bien como eran los castellanos y ese fue uno de los motivos por los que perdió casi un tercio de la ayuda que recibió por parte de Inocencio III con una Cruzada histórica en la lucha contra los moros, contra aquellos almohades mandados por el famoso Miramamolín que no era otro que Al-Nasir en el año 1.212.


El Papa Inocencio III no veía claro declarar una cruzada en tierras peninsulares, su deseo era que primero los reinos cristianos se comenzaran a llevar bien, algo complicado en aquellos momentos, pero ocurrió un hecho que cambió su decisión, Salvatierra defendida por la Orden Militar de Calatrava cayó en manos de Miramamolín y dejaba un futuro desolador para la posible expansión de ese Islam que proclamaba Guerra Santa.

Fuente de la imagen
Casi 30.000 hombres de guerra llegados de Europa se unieron a Alfonso VIII para ayudar en la lucha de moros y cristianos, pero la cifra iba a descender muy rápidamente, casi un tercio dejaría tirado los intereses de los castellanos.

Los motivos son el carácter de los castellanos, estos europeos estaban acostumbrados a ganar y matar, en cambio los cristianos de Castilla sabían ganar y perdonar, por ello en las primeras embestidas contra las fortalezas fronterizas hubo discordia entre cruzados y castellanos.

Pero es que además las condiciones de la batalla en caminatas eternas y a falta de víveres y buena recompensa hacía que aún más cruzados se dieran la vuelta, el guerrero castellano estaba forjado en pasar penurias, aguantar solanas y noches heladas y sobretodo soportar el hambre con valor.

Así que por esas diferencias de unos castellanos curtidos en la guerra y sabedores de lo valioso que es perdonar la vida al vencido, y tanto por un aguante sin igual en las penurias del mal abastecimiento y largos asedios, dejaron a Alfonso VIII con bastante menos guerreros de los que hubiera deseado para enfrentarse a la batalla decisiva de la cristiandad peninsular que llegaría en las Navas de Tolosa.

Pero no importó, lo que ocurrió en esa batalla es...

Hasta aquí puedo contarles, el resto para otra ocasión, queda poco para celebrar ese acontecimiento y merece la pena esperar.

Les hago una pregunta y si lo desean pueden dejar un comentario ¿Saben por qué a Al-Nasir se le llamó en España Miramamolín?

28 comentarios:

  1. Todo un placer y gracias por la acogida peregrina que me valió para dar un gran repaso a tu rincón y disfrutar de bellas imágenes, incluidos algunos lugares que conozco y son maravillosos.

    Un abrazo amigo y seguimos con la ruta peregrina.

    ResponderEliminar
  2. Yo, yo lo sé profe!! jejej he ido a wikipedia,así pronunciaron los cristianos el título de amir al-mu'minin o "príncipe de los creyentes".

    Un abrazo al peregrino y una interesante entrada y un más que interesante blog que conozco gracias a él.

    ResponderEliminar
  3. Yo también lo busqué, pero se me adelantó xurxo.

    Valverde, gracias por tu visita a mi nuevo blog.
    Una vez que puse en orden otros asuntos, que tenía abandonado, planifiqué y he vuelto.
    Saludos, manolo

    ResponderEliminar
  4. Lo de las Navas fue épico. La verdad es que conozco esos paisajes de Sierra Morena que bien se pueden contar entre los más imponentes de España.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante esta entrada, para recordar la historia de nuestra batallas.
    Yo he encontrado esto en la Wiki: versión fonética de "Comendador de los Creyentes" en árabe.
    Eso está bien que nos pongas deberes:)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. La batalla de la Navas de Tolosa supusieron el punto de inflexión en el dominio de la península ibérica. Fue el impulso decisivo que recibió la reconquista. Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Interesante la mentalidad de los castellanos de la época, ganar y perdonar. Esto para mí es lo relevante, porque los sucesos históricos están ya sabidos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. sin duda, eso si es una muestra de poder, sobre todo sobre uno mismo: perdonar.
    Desde luego, los castellanos somos geniales, ¿no?
    un abrazo Valverde

    ResponderEliminar
  9. Así se formó nuestra mentalidad actual, con las acciones del pasado medieval. Un grato placer pasear por esta cuidado y documentado espacio. Un cordial saludo desde ArteTorreherberos.

    ResponderEliminar
  10. Una magnifica entrada, espero la continuación.
    Interesante la reseña de los castellanos, vencer y perdonar, magnifico.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Las lecciones de historia como siempre, resultan de lo más interesante. Está claro que necesito alguna clase más antes de contestar. Como profesor debe de continuar con esa labor divulgadora. Soy todo oídos desde mi pupitre, interesado aprender ocultas novedades históricas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. un autentico relato de historia...

    saludos

    ResponderEliminar
  13. No sé que me da que la hija de Leonor de Aquitania, la esposa de Alfonso, tuvo algo que ver en la petición de trato humano para los vencidos... Hum, la historia es dificil de contar en pocas líneas; Alfonso también se la tuvo con otros reinos cristianos de la península: León, sin ir más lejos.
    Un abrazo, Valverde y saludos para Senovilla

    ResponderEliminar
  14. Hola Valverde.
    Y el que no les dejaran saquear como ellos querían,aparte de las privaciones y como dice Xibeliuss,con León era un día si y otro también.
    Me encanta esta entrada,saludos para los dos.

    ResponderEliminar
  15. Sigo al peregrino por su gran labor y esfuerzo, y es que además, nos da su mano para conocer otros blogs, como el tuyo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Como ya han contestado a la pregunta sólo me queda añadir que otra costumbre de la península, y que tampoco, entendían los ultramontanos era que en las ciudades cristianas hubiese juderías y morerías.

    Un abrazo para los dos.

    ResponderEliminar
  17. Hum...eso de ganar y perdonar, será que los cazurros somos más rencorosos pero con el pobre Alfonso IX de León no es que lo pusiera en práctica, no...primero le robó, después para devolverle lo suyo lo hizo casar con su hija y etc ,etc, etc... Yo es que eso de la castellanía lo llevo mal, jaja, yo quiero que nos dejen ir, pero no hay manera.

    Besos a los dos :)

    ResponderEliminar
  18. Para mí, como argentina, este post del Peregrino Senovilla ha sido todo un aprendizaje, ya que debo admitir que desconocía esta parte de la historia medieval hispánica.
    Me ha resultado interesantísima y ya me pongo a buscar más información al respecto.

    Como así también me he encontrado con un Blog maravilloso!
    Felicitaciones Valverde. Ha sido un gusto estar aquí y será mayor gusto volver.

    Un saludo cordial para ambos.
    Lau.

    ResponderEliminar
  19. Menuda entrada, espero la continuación. "Ganar y Perdonar", vaya dos infinitivos que yendo juntos tienen un significado bien profundo. Un saludo

    ResponderEliminar
  20. Vengo siguiendo al Peregrino que me ha llevado hasta entra entrada tan estupenda.Sobre la pregunta no tengo ni idea por eso busque en internet como comentan aqui jajaja.
    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Uyyyy. Pues no tengo ni idea. Mira que somos complicados los españoles y el caso... es que me parece que he oído algo sobre el Miramamolín el otro día en "Saber y Ganar", pero no recuerdo... Bueno, ya nos sacarás de dudas en la siguiente entrada sobre esta batalla.
    Saludos

    ResponderEliminar
  22. Buenas noches...

    Como siempre llego tarde, pero llego, muy interesante esta reseña de los castellanos en las Navas, vencer y perdonar, extraordinario.. hoy he recordado algo que en su día estudie, ahora amigos espero que continúen la historia.

    Gracias Senovilla por haberme traído a este bello lugar.. un abrazo a ambos dos... felices sueños

    ResponderEliminar
  23. Bello blog este al que nos has traído hoy...
    La pregunta ni idea, lo de mirar en internet para contestar una pregunta es como copiar en un exámen...
    Besos enormes Senovilla y por supuesto a Valverde,

    ResponderEliminar
  24. Ganar y perdonar ¿para poder gobernar más y mejor?
    El castillo de Salvatierra al que haces mención, hoy día está completamente abandonado y en manos privadas. Mira agonizante al que tiene enfrente en el otro cerro, al Castillo de Calatrava, perfectamente conservado y aceptablemente restaurado. Quizás este fin de semana me dé una vuelta por allí para rememorar esas espléndidas batallas que cuentas y que siempre me vienen a la mente cuando paseo por allí (que es con frecuencia).

    Abrazos a los dos.

    ResponderEliminar
  25. Nos encanta la entrada, somos unos apasionados de la Historia y esperamos impacientes la continuación, siempre es un placer visitar este blog.
    Un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
  26. Acabo de conocer tu blog, que sigo con interés.
    La historia se repite con poquísimas variantes. Ya ves: Batallas, conquistas, rendiciones, dejaciones, suspiros, lágrimas y amor y felicidad. (Una maestra, como tú. Celebro haber pasado por tu espacio. Las fotografías, impresionantes en verdad. Una delicia de Castilla.
    Saludos/abrazos

    ResponderEliminar
  27. PILIMªPILAR,quiero aclarar que Zamora no es Castilla, es León, no es que con ello quiera defender una postura regionalista sino que nuestra comunidad autónoma la forman Castilla y León pero la región de León la forman León, Zamora y Salamanca. Es simplemente una puntualización.
    Te agradezco tu visita y tus comentarios, espero que vuelvas a repetir.
    Yo te seguiré, pero aún no sé por qué blog inclinarme, ya veremos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Que entrada tan amena e intresante, un paseo ppor hechos históricos. Que buena filosofía "ganar y perodnar". Abraxos

    ResponderEliminar