Cascada de la senda de los monjes

Cascada de la senda de los monjes

miércoles, 29 de junio de 2011

FIESTAS DE SAN PEDRO EN ZAMORA

VIRIATO PREPARADO PARA LA FIESTA
En estas fechas se celebran las ferias y fiestas de San Pedro. 
Como en todas las fiestas hay actividades de todo tipo, pero en Zamora hay dos muy singulares,  ya que sin ellas las fiestas de San Pedro ya no tendrían ese atractivo tan caracterísico.
Una de ellas es la feria del ajo.
En la avenida de las Tres Cruces se colocan los puestos de los ajos, en este año unos 400 puestos.
Los ajos se colocan preparados en ristras donde se ponen las cabezas. Suele haber ajos blancos y morados, según el gusto de cada uno. Los zamoranos acuden para comprarlos para todo el año. Durante tres o cuatro días, según el año, el campo viene a la ciudad, la calle se llena de este olor característico, de un producto que es habitual en la cocina española.


PROPIEDADES DEL AJO:
El ajo crudo tiene propiedades antisépticas, fungicidas, bactericidas y depurativas, debido a que contiene un aceite esencial volátil llamado aliína, que se transforma en alicina, responsable de su fuerte olor y que se elimina por vía respiratoria. Aunque también tiene otras propiedades beneficiosas para el organismo:

  • Estimula las mucosas gastrointestinales provocando un aumento de las secreciones digestivas y de la bilis.
  • Es diurético.
  • Aumenta las secreciones bronquiales, por lo que se dice que es expectorante, desinfectante y descongestionante.
  • Su consumo frecuente provoca vasodilatación (aumento del diámetro de pequeños vasos sanguíneos; arteriolas y capilares) lo que hace que la sangre fluya con mayor facilidad y que disminuya la presión sanguínea.
  • Por todo ello, el consumo habitual de ajo es muy recomendable en caso de parasitosis intestinales, cualquier proceso infeccioso y para aquellas personas que tienen hipertensión y riesgo cardiovascular. 
Fuente de la información: Propiedades el ajo.

La otra actividad importante es la XL edición de la  feria de la cerámica y de la alfarería situada en la plaza de Viriato.
  
Vienen cerca de un centenar de ceramistas y alfareros de todos los lugares, con cerámica tradicional y moderna.
Dentro de la cerámica tradicional en Zamora hay dos que sobresalen por encima de las demás por sus especiales características: la cerámica del pueblo alistano de Moveros y la cerámica de Peruela.
Moveros tiene unos cacharros de color ocre blanquecino, siendo la cántara de dos asas la más conocida. Este barro se extrae en una cantera de la localidad;  en el pasado se dedicaba a esta actividad la mayor parte del pueblo, hoy apenas unas pocas familias mantienen viva esta tradición.
Información sobre Moveros y sus alfares. 



La cerámica de Pereruela es muy conocida, sus cacharros tienen un color rojo muy característico, que se recoge en los alrededores del pueblo. Sus recipientes son muy valorados para hacer asados, así como el horno tradicional.
Información sobre la cerámica de Pereruela.

Por último, una muestra de la cerámica moderna o decorativa:

Marisa Vergara

15 comentarios:

  1. Me quedo con la feria de la artesanía, porque el olor a ajos me disgusta bastante... Espero no tener que ver nada con los vampiros, jejeje Seguro que durante esos días el centro de Zamora estará animado con estas actividades ligadas a lo rural.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Carmen, no sé si es que estoy acostumbrado pero no me resulta el olor a ajo muy molesto, también es verdad que vienen bastante secos. Desde luego la artesanía no huele y resulta muy interesante ver los diferentes tipos de artesanía.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Pues qué mejor que una cazuelita de Pereruela de esas de tu fotografía, barnizadas, para freir unos ajitos y acompañarlas con unas gambitas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Dlt, pues unas gambitas al ajillo estarían bien, pero si fuera un asado puede que estuviera mejor y acompañado de un vino de Toro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Je,je,je...también, Valverde, también. Da gusto estar de acuerdo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Solo me la han podido contar porque he llegado "el día después". Para todos los zamoranos, esa feria de la cerámica (una de las más importantes de Castilla y León), la feria del ajo y ese colofón de fiestas con los fuegos artificiales, nos hablan de años atrás, y hoy, todo sigue como si el tiempo no hubiera hecho mella en ese San Pedro paganizado divinamente.

    Un abrazo, valverde.

    ResponderEliminar
  7. Ya son ajos,¿ehh?,no hay que perder esta parte de las fiestas que en muchos sitios ya solo se reducen a los conciertos y poco mas.
    Ultimamente estoy enganchado al Liberalia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Que pasada! Gracias por estos interesantes apuntes ref.festividades de los pueblos,en este caso de San Pedro (Zamora).Si mi madre viese esas cantaras...le chiflan!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Marisa, bienvenida a la ciudad inmutable, en la que el tiempo se ha detenido. Ajos, cerámica y conciertos, así era en mi adolescencia y así sigue o incluso con menos ambiente festivo.
    Gracias por tu comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Fosi, te has enganchado a un buen vino, dicen los entendidos que de los mejores. Había muchos ajos, pero al final se vendieron casi todos, creo que necesitamos defendernos de los maleficios y de los vampiros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Laura, esas cántaras son muy buenas para conservar el agua a la temperatura adecuada sin necesidad de frigorífico.
    Gracias por tu comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Siempre recordaré lo fría que estaba el agua y lo bien que olía el vino que mi abuelo vertía de sendos botijos rojizos. La transformación del barro en nevera. Y las sopas de ajo.... las seguimos poniendo en invierno aquí, tan al sur. Espero alguna vez conocer esas ferias. Un abrazo, Valverde. Me estoy poniendo al día con tus entradas.

    ResponderEliminar
  13. Exacto, Viriatus, el barro convertido en nevera. Recuerdo ir de niño a por agua al pozo y se conservaba en los botijos a una temperatura ideal. Las sopas de ajo en invierno son un manjar que te hace entrar en calor.
    Gracias, Viriatus por tu visita.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Me gustan mucho estos mercadillos porque le remontan a uno a aquellos tiempos pasados de los vendedores ambulantes por los pueblos pequeños. Es más agradable la mercancía al aire libre que en grandes almacenes, desde luego.
    No me disgusta el ajo y es el puesto más seguro, sobre todo, para el cuello.
    Unas fiestas muy gratas Valverde; lo he pasado muy bien.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Gracias, Javier por tus comentarios. Este tipo de mercadillos donde la gente del campo vende sus productos va desapareciendo y dando paso a otros donde lo que se vende son prendas, calzado... Una pena. Por so, resulta atractivo esta feria del ajo. El campo viene a la ciudad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar