Cascada de la senda de los monjes

Cascada de la senda de los monjes

viernes, 13 de mayo de 2011

MONEO, sobre el Castillo de Zamora

El arquitecto Rafael Moneo visitó la ciudad de Zamora y dio su opinión sobre el resultado de las obras realizadas en el Castillo y su relación con el proyecto del Museo de Baltasar Lobo, coincidiendo con lo que opinamos muchos zamoranos.
Añado el enlace de la noticia:
LA OPINIÓN DE ZAMORA.

Imágenes del Castillo de Zamora.

14 comentarios:

  1. Recuerdo la anterior entrada sobre el castillo, en el que se habilitó, si no me falla la memoria, un espacio para un escultor local. Ahora, sobre esta futura segunda intervención sólo desear suerte al pueblo de Zamora. Como están los tiempos, a saber cuando se hace. Ojalá que pronto. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Y por lo que he leído todavía le deben dinero,ay madre....
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. DLT,lo que más molesta es que lo que se debería haber hecho en el momento adecuado, se queda en una intervención inacabada y sin esperanza de que eso se solucione. En fin, disfrutemos de lo que tenemos ya que cuanto más se sabe sobre estos asuntos de obras, dinero europeo, arquitectos estrella... más se da uno cuenta del descontrol en los gastos de estas obras para luego quedar inacabadas.
    Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  4. Fosi, lo curioso es eso, que se le debe dinero, pero él no ejecutó la obra, sino que se le debe por un proyecto que luego no se llevó a cabo. Pues está el ayuntamiento de Zamora como para pagar.
    Gracias por tu comentario.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Moneo es capaz de construir edificios sublimes (véase el caso del Museo Arqueológico de Mérida o la ampliación del Museo del Prado) o fiascos como el que construyó en la Plaza de Ávila (no pega ni con cola en ese contexto). Lo que está claro es que el castillo de Zamora necesitaba una rehabilitación y restauración acorde con su importancia histórica a la vez que se le deba un uso turístico. Por encima de todo es connservar en lo que se pueda su estructura original. A ver qué pasa.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Carmen, he visto los edificios sublimes que nombres y te doy toda la razón, pero no conozco el de la Plaza de Ávila o no me doy cuenta. Es cierto que necesitaba el castillo una recuperación, pero lo que disgusta es la manera de hacerlo y en muchas ocasiones los resultados. Esperemos a ver en que queda todo.
    Un saludo y gracias por tu interés.

    ResponderEliminar
  7. Si es que no podía ser de otra manera... Quien tiene ojos ve, y el mayor ciego es aquel que no quiere ver...
    Me han parecido muy precisas y acertadas las palabras de Moneo sobre el Castillo:

    «paisaje desolado de ruinas difícil de identificar».

    En cuanto a la Casa de los Gigantes, tiene mucha historia detrás, y no precisamente arqueológica. Aparte de lo que ya apuntaste tú en un post, que es indignante, tiene otros trapitos bastante sucios detrás en los que el Obispado y personas e instituciones "afines" (vamos a llamarlo así) a la causa, tendrían mucho que contar para hacer prevalecer eso que tanto predican y defienden: honestidad.

    Buen post, Valverde. De ciegos, mudos y sordos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. No entiendo porqué no respetan la verdadera identidad de los restos del castillo que, prioritariamente, corresponderían a la reconstrucción más aproximada a su forma original. Después, que se saquen posteriores utilidades accesorias sin perjudicar la fisonomía del monumento.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Marisa, buen resumen: de ciegos, mudos y sordos. Lo curioso es que Somoza, el arquitecto responsable de la actuación en el Castillo, afirma que está de acuerdo con Moneo:
    http://www.laopiniondezamora.es/zamora/2011/05/13/paso-llegar-meta/517611.html
    No entiendo a qué viene esto ahora y porque no se dijo en su momento cuando se hicieron las obras del Castillo.
    Gracias por tu visita y por tu comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Javier, el problema es que han dejado los muros desnudos sin ninguna cubierta y la intención era poner algún tipo de cubierta para albergar el museo del escultor Baltasar Lobo, así parte de su obra no se sabe donde meterla. Aunque la obra tenía que estar ejecutada en una fecha determinada porque tenía fondos europeos, se hizo deprisa pero está sin rematar. Un lío.
    No por eso dejo de reconocer que el Castillo estaba necesitado de una restauración y que da gusto poderlo visitar y contemplar desde las almenas todo su entorno.
    Un abrazo y gracias por dejar tu opinión.

    ResponderEliminar
  11. :(

    Estas cosas dan siempre mucha rabia y mucha tristeza

    Un beso, Valverde de Lucerna

    ResponderEliminar
  12. Efectivamente, es rabia porque si hay fondos mal manejados políticamente, lo que da es rabia. A ver cuando acabamos con esta gente que nos impide disfrutar de lo nuestro mientras ellos disfrutan de lo "suyo".
    Desde Sol un brindis por salir de la sombra.

    ResponderEliminar
  13. Me alegro, Juno, de que estés en Sol. Ánimo desde aquí. Esperemos que este movimiento influya de alguna manera en nuestra sociedad y se cambie de política.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar