Cascada de la senda de los monjes

Cascada de la senda de los monjes

domingo, 17 de abril de 2011

VISITA A LAS ACEÑAS DE OLIVARES

ENTRADA A LAS ACEÑAS

Después de un tiempo cerradas han vuelto a abrir las aceñas de Olivares.
Son tres aceñas: en la planta baja está la maquinaria en aquellas aceñas que la han conservado y en la planta alta hay carteles y objetos relacionados con el río Duero, las ciudades por las que pasa y personas que, de una u otra manera, han estado ligadas al río o a las aceñas.

PERSONAS LIGADAS AL RÍO
En la primera se conserva un martillo pilón, que lo movía la rueda situada en el exterior. En la entrada "las Aceñas de Olivares" se puede ver un vídeo con el martillo en funcinamiento.
Martillo pilón y abajo rueda que lo mueve.


Además de los mecanismos que empleaban para moler, en la visita a los molinos lo que más me impresiona en sentir la fuerza del agua debajo de mis pies y la consistencia de la construcción para soportar desde el Siglo X los embates y las crecidas del río, de ahí la forma que tienen las aceñas que parecen la proa de un barco.
Aparte de otra rueda muy bien conservada, en la tercera aceña se conserva una tolva, donde se puede ver con cierta claridad como saldría el cereal convertido ya en harina. 
TOLVA
Me llamó la atención como un padre le explicaba a sus dos hijos el funcionamiento de la tolva, el sistema de engranajes, las ruedas o muelas que machacaban el trigo... Pensé que, aunque sólo fuera por eso, merecía la pena que las volvieran a abrir, ya que es necesario transmitir a las generaciones futuras como se vivía en el pasado, la importancia para de estos ingenios mecánicos en sus vidas, siendo capaces de construir edificios sólidos y prácticos, algo que no podríamos decir de construcciones actuales, como se puede comprobar fácilmente.
Por último, sugeríria que en las plantas de arriba además del reconocimiento a las personas que vivían del río, faltan carteles explicativos de lo que sucedía abajo. Creo que antes había alguno, pero ahora ya no están.
CARTEL: CIUDADES DEL DUERO






12 comentarios:

  1. Es una alegría descubrir que a alguien de mente lúcida se le ha ocurrido la idea de volverlas a abrir (tu anterior entrada sobre ello quizás hizo algún efecto sobre alguien con competencia en la materia...) supongo que también para aprovechar el "tirón semanasantero". En cualquier caso, celebro la idea.

    El testimonio gráfico que dejas ya es más que interesante. El poema de Blas de Otero (que desconocía) me ha parecido precioso. Intentaré verlas "in situ" aprovechando estos días que estoy pasando al lado del poético Duero.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Aprovecha el momento, por si acaso. Influencia ninguna, ¡qué más quisiera yo!, abogaría por la limpieza y abertura de la aceñas de Cabañales haciendo una ruta de las aceñas sin salir de la ciudad, pero soy una gota en el océano.
    Blas de Otero tiene otro sobre los puentes, quizás lo conozcas.
    Disfruta de Zamora, ahora que estamos llenos de gente y parece otra ciudad.
    Que pases unas buenas vacaciones.

    ResponderEliminar
  3. :) Siempre me emociona un poco ver a un padre explicarle ese tipo de cosas a sus hijos...soy de una generación que todavía se educó así. Creo que fuimos afortunados. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Alma, me llamó la atención que el padre era joven y también la atención e interés que ponían los niños y me recordó los viajes que hacíamos con mis hijos y ver su asombro ante lo desconocido.
    Gracias por tu visita.
    Otro beso.

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué interesante la recuperación de estas veijas maquinarias hidráulicas que tanto hicieron por nuestros abuelos! Recuperarlas y, aun mejor, amntenerlas nos hace conocernos mejor a nosotros mismos a nuestras pequeñas historias cotidianas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Me uno por partida doble a lo leído arriba: ahora sólo falta que abran también las de Cabañales; y estoy con Marisa, preciosos versos los de Blas de Otero. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. CARMEN, eso que dices debiera ser nuestra labor, amntenerlas y conservarlas para futuras generaciones.
    Gracias por tu comentario.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. DLT, ¡ojalá! Pero lo veo muy difícil. Blas de Otero le cantó a Zamora en más ocasiones. Gran poeta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Se ve todo estupendo,lo que comentas de los carteles explicativos es una pena,a los niños les llama más la atención y si es interactivo mucho mejor.Pero bueno,el primer paso esta dado con que lo hayan abierto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Fosi, eso es lo importante, que se hayan vuelto a abrir, lo curioso es que se han gastado 100.000 € para poderlas abrir. Esperemos que esto dure.

    ResponderEliminar
  11. Los dineros invertidos en estas viejas glorias que facilitaban la labor de nuestros abuelos, siempre son bien invertidos, bastante mejor que en el bienestar de tanto político especulador.
    Es una maravillosa construcción, espero que dure muchos años.

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Así es Javier, pero estoy a la espera a ver si una vez que pasen las elecciones y el verano se vuelvan a cerrar, todo es posible.
    Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar