Cascada de la senda de los monjes

Cascada de la senda de los monjes

domingo, 6 de marzo de 2011

EL CAMINO DE LA ALDEA

Hoy tenía pensado hacer una entrada sobre las aceñas de Zamora. 
Cogí la cámara de fotos y me fui a visitar las aceñas de Gijón, las de Olivares, las de Cabañales y las de Pinilla. Reuní material fotográfico y posteriormente busqué datos en Internet; entonces me di cuenta que faltaban  las aceñas de los Pisones, así que decidí dejarlo para otro momento, ya que no tenía ninguna foto de este lugar.
Después de comer me acerqué hasta un lugar situado a unos tres kilómetros de Zamora que recibe el nombre de La Aldea. Se coge la carretera de Almaraz de Duero o también llamada la carretera de la cárcel y después de pasar la depuradora se gira a la izquierda por un camino que está indicado.

En un lugar cercano se proyectó la construcción de viviendas y, como no, un campo de golf; finalmente no cuajó y se quedó en nada.
DEHESA ESCOGIDA PARA EL PROYECTO
Nada más iniciado el camino, a nuestra izquierda se encuentran las aceñas de los Pisones.

Ya le dedicaré unas líneas en otra entrada dedicada a las aceñas, pero  comentaré que hay una harinera con ese nombre y en su página web escriben sobre el origen y uso de estas aceñas:

Después de unos días fríos, hoy lucía el sol y la tarde invitaba a disfrutar de un buen paseo.
Todo el contorno estaba lleno de árboles en flor. No es que haya muchos, pero los pocos que hay ya anuncian la primavera. Así que determiné dedicar la entrada a este lugar bastante olvidado y desconocido para muchos zamoranos, yo entre ellos.


Es un lugar solitario, apenas hay viviendas y pocas habitadas. De ellas, algunas son segundas residencias y las que están habitadas de forma permanente son pequeñas granjas.
La que más me llamó la atención, se encuentra en una loma y al verla me recordó, no sé la razón, la casa de "Cumbres borrascosas".
 El camino discurre paralelo al río. El Duero baja con bastante caudal después de las últimas nevadas; el silencio del lugar y el sonido del río producen un sosiego y una tranquilidad que invitan a seguir caminando.
Después de media hora el camino se bifurca, uno hacia la casa de la loma y otro hacia el río; opté por este último. Me acerqué hasta la orilla. Desde allí se divisa Carrascal: un pueblo - barrio de Zamora. En la otra orilla, unos gansos se bañaban llamando la atención con sus graznidos.
Tomé el camino de regreso, con el propósito de volver en otra ocasión y continuar por el camino que deseché. Merece la pena perderse por estos caminos.


21 comentarios:

  1. Veo que has disfrutado del fin de semana; a veces perderse por lugares, aunque próximos, desconocidos es una auténtica aventura. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Dlt, tienes razón. Este es un lugar cercano, pero si no hubiera sido por buscar las aceñas de los Pisones, no hubiera disfrutado como lo hice.
    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. Como muchas de las veces que me acerco a tu blog, me has transportado a tiempos pretéritos, Valverde (bueno...no tanto, pero al fin y al cabo, pasados).
    Hoy ha hecho un día maravilloso en Zamora (me encuentro pasando los Carnavales por aquí...)Cuando estabas comenzando a describir la ruta, no la identifiqué, pero cuando he visto las aceñas de los Pisones, el río y los almendros del camino, he reconocido una ruta que hace años hacia con frecuencia en bicicleta. El objetivo era recolectar moras,jajjjaja, por esa zona abundan, y el descanso obligado al llegar a ese bello paraje del río.
    De esto han pasado...años, pero tus fotografías y tu manera de describir la zona me han llevado a esos paseos de adolescentes buscando "libertad".
    Preciosa tu entrada de hoy, y a ello se suman recuerdos personales, claro. Gracias.

    Estoy deseando ver elaborada esa entrada sobre las aceñas de Zamora. ¡Interesantísima! Estoy segura de que nos sorprnderás.

    Un abrazo, Vsalverde, y buena semana.

    ResponderEliminar
  4. Marisa, me alegra que te recuerde tiempos pasados y, por lo que veo, felices. Hoy ha hecho un día precioso y había que aprovecharlo.
    En cuanto a las aceñas, hay mucho material de algunas y casi nulo de otras, así que ya veremos... espero ver cumplidas tus expectativas.
    Un abrazo y aprovecha estos días de carnaval.

    ResponderEliminar
  5. Qué lugar más apacible. Cualquiera que no conozca Zamora seguro que se asombra de ver campos tan verdes y almendros en flor. Y, ¿dices que está cerca de la capital? Quizás un día me escape a verlo in situ.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. ¡Hermosos árboles en flor! Cuando se acercan estas fechas a mi me entra la impaciencia por lo retrasada que siempre llega la primavera aquí y me dedico a espiar cada pequeño brote. Bueno, ya llegará.
    Gran idea lo de las aceñas. Hace un tiempo estuve embarcado en un proyecto para intentar poner en valor la relación de la provincia con el agua. No salió... el nuestro. Poco después salió otro de "gran parecido".
    Abrazos, Valverde

    ResponderEliminar
  7. Carmen, está a unos tres o cuatro kilómetros por la carretera de Almaraz y desde luego es un lugar tranquilo y muy agradable de ver ahora. Anímate.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Xibelius, en Sanabria la primavera es más tardía pero más exuberante, más potente, así que merece la pena esperar.
    Las aceñas siempre me han atraído, quizás porque me críe en la margen izquierda del Duero y conocí siendo muy niño a un molinero de las aceñas de Cabañales.
    Gracias, Xibelius por tus comentarios.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Oye a mi me suena mucho este paisaje!!! Será porque nací y me crié y continuo disfrutando en él!! Con el molino, el río, su rumor nocturno, los almendros nevados, las ocas agansadas que escaparon buscando libertad y huyendo del zorro . . . . . ..

    ResponderEliminar
  10. Que fotos tan bonitas. No conozco esa zona, solo las aceñas de Cabañales. Me encantan los almendros en flor, cerca de casa hay un paseo que lo llaman "el paseo de los almendros" y el domingo estuvimos paseando también. Está bonito, aunque no tanto como éste. El fin de semana próximo toca viaje, espero a la vuelta poder compartir fotos. Destino: París y Normandía.

    ResponderEliminar
  11. Helena, me alegra tu entusiasmo al hablar de este lugar. Hoy he vuelto andando desde Zamora y aunque la tarde estaba revuelta eso no nos impidió disfrutar y valorar la paz y la belleza de este lugar. Te agradezco por aclararme lo de las ocas que yo las equivoqué con los gansos.
    Bienvenida a este lugar.

    ResponderEliminar
  12. Cristina, el próximo fin de semana , si el tiempo u otra circunstancia no lo impide toca viaje, destino las Arribes de Salamanca. Ya lo contaré.
    Un beso y buen viaje.

    ResponderEliminar
  13. PARA MI QUE HE NACIDO JUSTO EN LA CASA QUE ESTA EN FRENTE DE ESA FABRICA DE HARINAS,ES EL LUGAR MAS BONITO EN TODAS LAS ESTACIONES DEL AÑO.VIVO EN ZARAGOZA,PERO UNA O DOS VECES AL AÑO TENGO QUE IR A ZAMORA A MI CASA Y RECARGAR PILAS SINO NO FUNCIONO .

    ResponderEliminar
  14. El domingo tuvimos algo en común:estábamos los dos a la orilla del Duero y es cierta la paz que hay en estos sitios que aunque cerca de casa no frecuenta la gente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Debe ser maravilloso perderse por esos caminos en un día soleado. Me encanta pasear por el campo y visitar tu blog es lo más parecido que puede hacerse desde la comodidad y el aburrimiento de la gran ciudad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Gracias Valverde!! Mi entusiasmo se debe a que es el sitio donde yo naci, mirando al molino, del que me fuí, retorné, seguí creciendo y toda mi vida transcurre entre los almendros, los campos, su olor, el rumor del río Duero, el molino, el horizonte, los mil colores de los atardeceres, en fin, el sitio de mi recreo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Lourdes, ha sido una grata sorpresa sabel que has nacido en esa casa. Si es la que dices, tiene placas solares en la finca. Tengo una foto de esa casa. No me extraña que cargues las pilas cuando vienes, porque ayer cuando paseábamos por allí, parecía mentira la paz que había, pensando que la ciudad está a unos tres o cuatro kilómetros.
    Un abrazo y bienvenida a este blog.

    ResponderEliminar
  18. Fosi, me encanta saber que el Duero nos une, un río enorme y fuerte, por lo menos cuando pasa por Zamora, sientes el sonido poderoso del agua en los azudes o las azudas hechos para mover el agua los molinos.
    Un abrazo, Fosi

    ResponderEliminar
  19. Kinezoe, me siento orgulloso de saber mi blog contribuye a vivir el campo sin estar en él. Disfuto del campo, quizás porque yo nací en una dehesa y mi infancia transcurrió en ese ambiente, de hecho casi siempre salgo al campo de paseo antes que por la ciudad y como Zamora es pequeña en cuanto te descuidas estás en las afueras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Helena, seguro que conoces a Lourdes, porque también nació en este lugar. No me extraña sentir lo que sientes porque el entorno ayuda y más en este lugar, además de que donde nacemos es un lugar especial.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Si, Valverde, claro que la conozco, es mi prima, aquí nacimos y aquí nos criamos juntas. Una suerte.

    ResponderEliminar