Cascada de la senda de los monjes

Cascada de la senda de los monjes

miércoles, 5 de enero de 2011

ROMANCE "LA VIRGEN Y EL CIEGO"

Este romance lo descubrí releyendo a Luis Cortés Vázquez ("Leyendas, cuentos y romances de Sanabria") donde recoge también la leyenda del lago de Sanabria.

Me parecía haberlo leído en mi niñez pero había un detalle que me descolocaba y era la clase de fruta, él que yo conocía era un campo de naranjas (un naranjel), pero este romance está contado por una mujer de San Martín de Castañeda y cambia las naranjas por las manzanas, en concreto por las camuesas. 

Quiero rendir homenaje a todas las personas que han conservado esta literatura oral en retroceso, y más ahora que no se cuentan historias en los hogares ni en las chimeneas sustituidas por la omnipresente televisión que silencia las conversaciones aportando poco o casi nada a la expansión de la cultura y menos de la popular, ya que cada vez quedan menos personas en los pueblos, lo que supone una pérdida irreparable de nuestras raíces y de nuestro acervo cultural.
  
Caminando anda la Virgen
d'Egiptos para Belén,
con el su niño en los brazos
el Jesús de Nazarén.
En el medio del camino
pidió el niñu de cumere.
-¿Qué te darei yo, mi niño,
qué te daríe yo, mi bien?
El agua estaba muy fría
no la podías bebere.
El pan estaba muy duro,
no lo podías cumere.
Allá arriba hay una huerta
que ricas manzanas tién.
El pastor que las guardaba
era ciegu y no ve bien.
-Ciegu, dame una manzana,
para este niño cumere.
-Coja una, coja dos,
coja las que usté quisiere,
coja de las camusitas
que tienen dulce el cumere.
-Ciegu, vete pa tu casa
a ver hijos y mujer.
Tu mujer como una rosa
tu hijo como un cravel.
-Ciego ¿quién te dio la vista?
¿Ciegu, quién te ha dado el ver?
-Me la dió una señorita,
la Virgen podía ser. 
 
San Martín de Castañeda. Josefa López. 75 años (1979)

Sobre el tema de las manzanas, las variedades que se recogían y el abandono que sufre el campo y la despoblación de Sanabria hay un artículo del periódico "la opinión de Zamora" en octubre de 2010 que es una muestra de lo ya mencionado:

La cosecha de manzana queda sin recoger por falta de recolectores y de rentabilidad.



13 comentarios:

  1. Impagable la labor de estos "recopiladores": pronto no quedará nada, sólo lo que ellos hayan logrado registrar. Luis Cortés Vazquez, Joaquín Díaz y tantos otros... ¡Leñe! Sólo hay que ver lo que supone hoy tener el testimonio de Kruger.
    En cuanto a las variedades antiguas de frutales... me temo que llevan mal camino también. Araceli lo explica muy bien en el artículo.
    Un abrazo, Valverde.
    Ah, y que los Reyes sean propicios :)

    ResponderEliminar
  2. XIBELIUS, ¡qué razón tienes! La importancia de los que han recopilado hasta ahora, porque las perspectivas no son nada halagüeñas.
    Las variedades de frutas lo puse como ejemplo de una situación, poco a poco todo se va perdiendo.
    Esperemos que los Reyes sean sobre todo Magos que falta nos hace.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Importante labor la de la tradición oral de los romances que, como bien dices, se está perdiendo a pasos agigantados debido a que el pulso se lo tiene ganado la Literatura escrita.
    El ejemplo que muestras tiene un gran valor y muestra esa adaptación del romance al medio, las variantes inevitables que siempre ha tenido en su difusión oral que, en este caso, me ha parecido más que curiosa (naranjas por manzanas): no podía ser de otra manera en esa fría Sanabria, donde el naranjo más que un naranjel hubiera sido un milagro,jeje.

    Espléndido tributo a la Literatura de tradición oral, Valverde.
    Feliz noche de Reyes Magos.

    ResponderEliminar
  4. MARISA, gracias por la lectura que has hecho de un sencillo romance, que como apuntas se ha ido perdiendo hacia la Literatura escrita para más tarde desaparecer, sólo gracias a los recopiladores de tradiciones lo conocemos. Recuperemos nuestras fuentes e intentemos transmitirlas a esta generación, que conozcan la riqueza y belleza de nuestra Literatura, tanto oral como escrita.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Si ya es difícil encontrar algún librillo sobre tradiciones y dichos populares....
    Gran homenaje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Dicen los expertos que queda una sola generación, que en cuanto mueran nuestros mayores, el salto será tan grande que el olvido hará desaparecer todo ese patrimonio. Por eso es tan importante esta labor de registrar lo que aún no está perdido.
    Qué tierno me parece este romance...
    (y qué buena moraleja en tan corto mensaje)
    Y lo de la fruta tiene su miga...
    (Dicen que no fue una manzana lo que dio a probar Eva a Adán...)
    Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. FOSI, lo compré hace bastante tiempo y de cuando en cuando lo releo, la diferencia es que ahora lo comparto. Lo importante es que son testimonios de personas que la mayoría han fallecido.
    TRANSI, gracias por tu visita y cuánta razón tienes, los testimonios orales han ido desapareciendo, malos tiempos para la lírica como cantaba el grupo "Golpes Bajos".
    ¿Quién sabe lo que le dio Eva a Adán? El caso es que Adán cayó en la tentación, como era de suponer...
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  8. Dices tanta verdad en tu comentario, que no tiene desperdicio, acaso por que muchos sentimos así, la caja boba no aporta nada y por el contrario, aparta demasiado. Bonito, muy bonito de verdad, esta gente nunca muere, pues sus dichos, poesias o refranes siempre estarán con nosotros si nosotros tratamos de recordarlos.
    Si me lo permites, apunta estas dos de una anciana de esta tierra, que tendrán seguramente valides durante siglos. Dicen así.- "Una mentira bien puesta, mucho vale y poco cuesta".- "Quien regala bien vende, si el que recibe lo entiende"
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Primero gracias por tu visita, que me ha permitido conocer tu blog. Hace unos días estuve en el blog de un amigo de tu blog, Xibelius, por un artículo sobre Puebla de Sanabria. Un pueblo que visite hace muchos años, en una zona de España que despierta en mí mucho interés. Es magnífico que en espacios como este blog esas pequeñas joyas de expresión popular se recojan y pongan por escrito para evitar su pérdida. Te sigo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. PARA EL SENDERISTA INFATIGABLE, gracias por tu comentario, esperemos que estas historias no se pierdan, que la literatura escrita sirvan para elllo y que los demás nos encarguemos de mantener vivas estas historias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. PARA DESDELATERRAZA-VIAJARALAHISTORIA, te encontré por casualidad en algún comentario y ya el título me llamó la atención ya que una de mis grandes aficiones es la historia, he visto tu blog y lo voy a seguir porque creo que me va a interesar bastante por los contenidos que tienes.
    En cuanto a Xibelius mucho le tengo que agradecer porque ha recomendado mi blog y gracias a ello descubrí el suyo y otros más.
    En cuanto a Sanabria decir que es una joya no lo suficientemente conocida y que hay que darla a conocer, esa es mi intención.
    Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  12. Que bonitas fueron estas historias cuando la gente mayor las contaba, no solo por el texto como el que expones, es la actuación que ponían sus narradores, llegaba a ser uno o una famosa cuentista dentro de su entorno, cuando gente que se sabía la historia de cabo a rabo iba en su busca con alguien que no la sabía y le decía “fulano, cuéntale a esta la historia de……” es aquí donde se diferencia la técnica del cuentista y los había muy buenos no solo por su buena memoria.
    Aquí me apunto un negativo porque oí tantas como luego olvidé, si le hubiera dado la importancia que tu le das ahora me sentiría mas útil o menos inútil.
    Lo cierto es que la evolución de esos cuentos es manifiesta, no solo por el fruto de la zona, es que además se funden oraciones gramaticales clásicas del entorno que van diferenciando estos de cuando se iniciaron donde fuera.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. JUNO, qué gran verdad, no sólo es contar las historias sino saber contarlas, ahí reside el principal encanto y atractivo de las historias, de los cuentistas...
    Muy buen comentario.
    Gracias por tu aportación y tu visita.

    ResponderEliminar