Cascada de la senda de los monjes

Cascada de la senda de los monjes

domingo, 26 de diciembre de 2010

ORFANATOS DE PADRES VIVIENTES


 Estaba haciendo limpieza en las carpetas de mi mesa, cuando me encontré con un papel de periódico descolorido que tenía guardado en una bolsa. Lo leí dos veces, la segunda con detenimiento, es de hace unos 10 o 12 años aproximadamente, pero creo que no ha perdido actualidad.

Enrique García - Moreno / PROFESOR

Qué les habrá hecho creer a nuestros políticos que todos los males de nuestra sociedad se arreglan con abrir los colegios la mayor parte de las horas del día y de la noche. Qué infancias tuvieron estos políticos, que a través de sus propias vivencias piensan que la mayor felicidad de un niño está en proporción directa con la permanencia en la escuela o en el edificio escolar. Qué les habrá hecho caer en la cuenta de que la solución a la estabilidad de los matrimonios es tener a sus hijos encerrados en las aulas diez o doce horas diarias. Qué les habrá llevado a la conclusión de que lo que importa es la cantidad, no la calidad, que lo que importa es almacenar niños, no educar alumnos, que el bienestar familiar está en deshacernos de los hijos el mayor tiempo posible. 
Lo último en horario escolar propuesto por el partido en la oposición es dejar a los chavales media jornada en los colegios y, como es costumbre, la respuesta del partido en el poder será echar órdago, es decir, pedirán que los escolares sean "colernícolas" (moradores de colegios) las veinticuatro horas del día. Lo de menos serán las consecuencias de sus envites y apuestas.
Y el calor de hogar, ¿dónde queda? Y la comunicación familiar,  ¿dónde la dejamos? Y las relaciones de padres e hijos, ¿para cuándo? Y el fomentar la intimidad, la amistad, el cariño y la complicidad que deben existir entre padres e hijos, ¿eso ya no vale?
Qué orden de valores se está inculcando en esta sociedad, donde la familia es una carga, un lastre, un agobio, una pesadez, donde el principal valor es el bienestar de los padres y eso significa dinero. Todas las horas del día las dedicamos a ganar dinero, lo de trabajar es harina de otro costal. Hay que ganar dinero para tener a nuestro hijo, hijo único claro, en el "cole" con cincuenta duros en el bolsillo para el pastelito de manteca de cacao. Para tener a nuestra hija con ropa de renombrada marca americana de altísimo valor monetario , con enormes zapatillas rompe-tobillos de espectaculares suelas calzadas durante doce horas diarias, mochilas atiborradas de "chuches", botellitas de agua mineral y tetrabriks de bebidas isotónicas, zumos biológicos y "sandwiches light", mochilas a la que no le debe faltar un videojuego, un CD de bolsillo y hasta un minúsculo televisor en color, de pantalla líquida digital y, si me apuran, un móvil último modelo de vivos colores y alegres y chirriantes compases musicales. El chico no jugará con su padre jamás, pero podrá hacerlo con decenas de "comecocos" de sangrientas batallas tridimensionales, digitales, cibernéticas y de virtuales realidades.
Padres e hijos son extraños con encuentros esporádicos domingueros teniendo como testigo la televisión, el fútbol o la "peli". ¡Silencio, que está hablando Rociíto! ¡Silencio, que le responde Antonio David! ¡Silencio, que ha nacido el hijo de Cayetana! ¡Silencio absoluto, que llega el Lequio! Mientras tanto, llegan las diez de la noche del domingo y el chaval debe irse a la cama, pero la madre le recrimina y le grita: "¡Despídete de tu padre haste el domingo que viene!" Y el hijo responde: "¿A quién? Ah sí, a éste".
Y llega junio y el niño viene con diez PAs y dos NMs y "paso de curso porque me toca". Sí, porque la enseñanza ahora es como el juego de la Oca. Eso sí, el niño se tira la tira de horas en el "cole" dando clases de cocina indostánica, artes marciales, punto de cruz, plastilina, ceras, témperas, disfraces y caretas de escayola, y a la semana tres horitas de Lengua y otras tres de matemáticas. ¿Y en el verano? Durante el verano el chico o la chica se irá a un reconfortante, moderno y maravilloso campamento en el campo con personal seleccionadísimo, mientras el papá y la mamá se largan a Benidorm o a Marbella. Que el niño se niega a ir al campamento porque es alérgico a las picaduras de insectos y al polen, entonces con los abuelos y que le den morcilla...y bollicaos y ganchitos y gusanitos y regalices...
Tener un hijo ya no representa sacrificio, dedicación, entrega, responsabilidad...Tener un hijo es un capricho, es tener un muñeco disfrazado de niño, representa la continuidad de un apellido, es simplemente tener un "enano". ¿Hijos únicos? Mejor ninguno y que venga el millón de emigrantes que dentro de unos años sea el auténtico guardián de nuestra cultura, idiosincrasia y raíces. Y muy al final las residencias, esas residencias llenas de amor, calor de hogar, comprensión y ternura. ¿Y los colegios? En los colegios los maestros educarán a cientos de alumnos polacos, chechenios, marroquíes, chinos, rusos, búlgaros, rumanos, checos...

Es un artículo lejano en el tiempo, pero no por eso deja de ser muy certero en el análisis de la situación de la familia española y los frutos los estamos comenzando a recoger y seguiremos...
Posdata: Creo que me he excedido. Es leer mucho, pero hay que respetar al autor.



14 comentarios:

  1. El artículo de este profesor, lejano en el tiempo pero no en actualidad, refleja con mucha exactitud el panorama de colegios e institutos que, para los padres se han convertido en verdaderas ¡guarderías! , y lo que esto implica tanto para la comunicación fluida entre padres e hijos, como para la motivación del alumnado que están allí porque no pueden (o no les dejan, al menos hasta los 16 años) estar en otro sitio.

    Con este artículo, Valverde, abordas un tema que es de mucha actualidad entre los docentes, que es de una seriedad y unas consecuencias que no han hecho más que empezar, y que daría para un largo debate por la multitud de temas adyacentes que se desprenden de esta "ideología guardería" de la enseñanza.

    Permíteme que te felicite por la agudeza de esta entrada y...no te has excedido en amplitud: el artículo en cuestión, no tiene desperdicio.

    Me despido que la que me voy a exceder soy yo... Felices días para ti y los tuyos y un buen año nuevo.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. GRACIAS MARISA por tu comentario. La realidad es ésta en muchos aspectos, vivimos en una sociedad consumista que lo que importa es comprar, vender, consumir...trabajando el padre y la madre, con desplazamientos largos, no hay tiempo para la convivencia familiar. El resultado ya lo vemos en las actitudes de nuestros adolescentes...
    Bueno, no sigo porque sino se convertirá en otra entrada.
    Felices fiestas y a convivir con los nuestros, sean familia o amigos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. "Ah, sí, a éste"
    Uf. Qué dolor. Uf. Cuánta verdad.
    El problema está ahí, ahí sigue tal cual o peor. ¿La solución? Si la hay depende de todos nosotros.
    Un abrazo, Valverde. Felices fiestas.

    ResponderEliminar
  4. Claro que sí, Xibelius, ¿dónde está el padre? Sobre la madre recae la educación y no hay una persona que represnte la autoridad porque resulta difícil decir que no, por eso los niños no saben donde están los límites a sus acciones. Entre todos debemos solucionar esto, pero primero hay que ver la enfermedad para luego curarla y creo que esto va para rato.

    ResponderEliminar
  5. Muy buena entrada.
    De maestra a maestro: me hago seguidora para ver qué más sorpresas tienes reservadas.
    Un afectuoso saludo.

    Conchita-tutora de Blogmaníacos.

    ResponderEliminar
  6. Para Conchita:
    Gracias por tu visita, de maestro a maestra. No sé si habrá sorpresas, pero suelo tocar muchos temas, éste lo tenía guardado porque me parecía entonces que indicaba una tendencia que finalmente se ha confirmado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Tenemos difícil el remedio en una sociedad donde pretendemos estar a la última en avances tecnológicos, trabajo, deporte, y sobre todo “la pasta”, nos ocupa todo el tiempo sobrante. Con lo que, no tenemos compañera, tenemos con quién compartir hipoteca. No tenemos hijos, nos ocupamos cuando podemos por ser humanos que tienen derecho a vivir, además la educación es cosa del Ministerio…en fin digo lo mismo que vosotros sería muy largo y habría que citar jornada laboral, que es educación, amor, dulzura……

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Tienes razón, Juno, habría que empezar por la jornada laboral, conciliar la vida familiar y dedicarle tiempo, si queremos y creemos en la familia, hay que dedicarle tiempo, no basta con cumplir en Navidad y fechas señaladas, fines de semana...
    Resumiendo, habría que cambiar tantas cosas que sería otra sociedad.
    Gracias por tu visita y saludos.

    ResponderEliminar
  9. Es un artículo muy duro que se ajusta muchísimo a lo que actualmente se está viviendo en los colegios y hogares. No diré que esté plenamente de acuerdo, pero sí en un 80% de lo que proclama. El nivel educativo en España es muy bajo en comparación con el del resto de países que conforman la UE, y a nivel nacional, Catalunya sale muy mal parada. Cuánta razón tienes al decir que no basta con enjaular a los niños para que los padres puedan trabajar y/o relajarse para sentirse un poco menos atados. El colegio no es un centro de acogida sino un centro de enseñanza. No creo que los niños necesiten diez u once horas diarias de estudio, lo que necesitan es un mejor nivel de enseñanza y menos masificación de aulas. Muy buen artículo, ¿mira que tenerlo olvidado en un plástico cualquiera? ¡Que le de la luz, por favor!

    Besos y Feliz 2011.

    ResponderEliminar
  10. ANIKI, yo tampoco estoy totalmente de acuerdo con el artículo, porque hay familias preocupadas por sus hijos y se demuestra no sólo en el rendimiento escolar sino también en sus actitudes, pero eso no quita para constatar que los niños no valoran el estudio ni el esfuerzo, se les dispersa la atención con los gadgtes tecnológicos, los juegos, las consolas...
    Gracias por tu visita y feliz año 2011.

    ResponderEliminar
  11. Pues tenias un pequeño tesoro escondido, Valerde.
    Pasaba a desearte un Feliz año nuevo 2011, resistiremos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. BIENVENIDA ARENA, me alegra saber de ti. Pues mira que sorpresa tenía guardada.
    Ánimo y feliz año 2011.
    Un abrazo muy fuerte y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  13. Buen articulo,en el colegio vemos esos niños y a esos padres,intentamos recoger firmas para poner horario continuado pero mucha gente es reacia.
    Un abrazo y Feliz año

    ResponderEliminar
  14. Gracias Fosi por tu visita. La gente siempre es reacia a los cambios y más si resuelve la atención de los niños, sin pensar si en las horas de la tarde rinden o no.
    Feliz año y un saludo.

    ResponderEliminar